Propiedades y Beneficios, Protecci[on, Salud

¿Cómo reforzar el sistema inmunitario en adultos mayores?

Cheerful happy couple of retired senior old people

Con la situaci+ona ctual es importante reforzar las defensas frente a infecciones, contagios, resfriados y otros problemas de salud.

Las personas mayores son especialmente vulnerables a infecciones como gripes o neumonías. Por ello, reforzar el sistema inmunitario en las personas mayores es necesario para un organismo más fuerte frente a estas amenazas. ¡Descubre algunas claves para conseguirlo!

1. La importancia de una dieta equilibrada

Buena parte de la fortaleza del sistema inmunitario depende del aporte nutricional que el organismo recibe. Una dieta saludable y equilibrada debe contener las vitaminas, minerales y oligoelementos necesarios para su buen funcionamiento.

El problema, cuando se trata de cuidar el sistema inmunitario en las personas mayores, es que en muchos casos sucede que la falta de apetito y la pérdida paulatina del sentido del gusto provoca que coman menos y que se nutran mal.

La alternativa a una dieta equilibrada es proporcionar un aporte extra de nutrientes en forma de complementos alimenticios como la  vitamina C, zinc, antioxidantes o vitamina D son algunos de los más necesarios.

2. Toma suplementos específicos para aumentar las defensas en personas mayores

Actualmente la ciencia conoce qué elementos y nutrientes pueden aumentar las defensas. Algunos ejemplos son los probióticos, la equinácea o el propóleo, entre otros. Además, existen en el mercado preparados que combinan distintos productos naturales que mejoran el sistema inmunitario en la tercera edad. Vienen ya preparados en la combinación y cantidad adecuada para ser eficientes.

Encontrarás algunas de estas soluciones entre los complementos alimenticios para la tercera edad de Robis.

3. Dormir bien y alejar el estrés, esencial en la tercera edad

Quizá te sorprenda pero dormir bien es una de las claves para fortalecer el sistema inmunitario. Por un lado, el descanso que permite disfrutar de sueño de calidad hace que el organismo esté más fuerte y requiera menos defensas para actuar como parches frente a amenazas externas.

Pero, además, mientras se duerme tienen lugar procesos metabólicos claves para la fortaleza del organismo. Y en este tiempo también se permite al sistema inmunitario un descanso relativo necesario para que funcione plenamente el resto del día.

Es relativamente frecuente que las personas mayores padezcan insomnio o dificultad para conciliar el sueño. Si es tu caso, es importante que tomes medidas para solucionarlo.

Además de cuidar el sueño, también es necesario controlar el estrés, que altera el organismo y contribuye a su debilitamiento. ¡La relajación consigue fortalecerlo!

4. La vitamina D, clave para la fortaleza del sistema inmunitario en la tercera edad

La Vitamina D no solo es necesaria en la tercera edad para cuidar el sistema óseo. Su carencia aumenta el riesgo de infecciones y eso hace que el sistema inmunitario tenga que trabajar más para frenar estas, quedando debilitado en el proceso.

Consumir vitamina D en cantidad suficiente a través de la dieta es muy difícil, por lo que se recomienda pasar un tiempo al sol y tomar suplementos de vitamina D que te puede aconsejar tu médico. Estas dos  vías son esenciales para proporcionar vitamina D al organismo.

En otoño e invierno, el clima y la reducción de horas de luz natural dificultan la síntesis de la vitamina D a través del sol. Y más aún en la situación actual en el que los estados de confinamiento  pueden dificultar sentarse al sol. En ese caso, la ingesta de complementos con vitamina D es la solución.

5. Mantenerse activo contribuye al fortalecimiento del sistema inmunitario

El envejecimiento activo es positivo en muchos aspectos, físicos y anímicos. Entre ellos, contribuye a mejorar el sistema inmunitario en las personas mayores. Pasear o realizar ejercicios físicos suaves ayuda a reducir el estrés, mejorar el ánimo y evitar la depresión. Algo que, a su vez, contribuye al fortalecimiento del sistema defensivo del organismo.

Además, mantenerse activo ayuda a la buena circulación sanguínea. Y esto permite que los glóbulos blancos se distribuyan mejor por el organismo. El movimiento también mejora la saturación de oxígeno en sangre, clave para unas defensas más fuertes y activas.

Mejorar y reforzar el sistema inmunitario en las personas mayores es necesario para hacer frente con mayor eficacia a infecciones y contagios. ¡Sigue todos los pasos para lograrlo!

Deja una respuesta